Elementos Patrimoniales Horno de Teja de La Hoya




Municipio: San Miguel de Abona

Entre las pequeñas infraestructuras del mudo rural canario nos encontramos los hornos de teja. Son construcciones realizadas en piedra cuya altura se encuentra entre los 3 y 4 metros y sus paredes alrededor de los 75 cm de espesor en su base. El interior es de piedra muerta recubierto con el mismo barro que se utilizaba para la elaboración de teja. La parte externa esta confeccionada con la misma clase de piedra y con tosca, y las piedras labradas o escogidas solo se utilizaban en la boca del horno o para los bordes.

 Tienen dos cámaras, una baja de poco más de un metro de alta donde se colocaba la leña para la cocción de las tejas, que además cumplía la misión de aguantar el peso de las mismas, y otra cámara alta de anchura decreciente donde se iban colocando las tejas.

La localización de estos hornos siempre suele estar asociada a un lugar de extracción de barro cercano y agua, donde se usaba una clase de barro fuerte, conocido por "tierra de teja" al que se reconocía por ser un barro más pegajoso, abundante en terrenos malos que no se araban. El oficio se transmitía de padre a hijos, siendo un trabajo ocasional, ejecutado mayormente en épocas de verano.

El horno de teja de La Hoya fue construido a finales del s. XIX, principios del XX por Andrés Delgado, actualmente es el único que se conserva en perfectas condiciones , después de su reconstrucción en 1993.



Ver mapa más grande



Puntos de interés relacionados