Elementos Patrimoniales Zona Arqueológica Chinguaro




Municipio: Güímar

La tradición oral y la narración de Fray Alonso de Espinosa, nos hablan de que en las postrimerías del siglo XIV o principios del siglo XV, fue depositada una imagen en las costas de Güímar, cercanas a Chinguaro, conocido como el lugar donde se encuentra la cueva del Mencey.

Según el Padre Espinosa, la primitiva Virgen de Candelaria permaneció en Chinguaro alrededor de 30 ó 40 años. Fue un antiguo guanche cautivo, Antón Güimarés, devuelto a las costas de Güímar tras ser catequizado, quien les explica a sus compatriotas el significado de la imagen hallada y la necesidad de un nuevo traslado a un lugar donde pueda ser venerada con mayor respeto y decencia. Se elige para ello, la Cueva de Achbinicó, luego de San Blas, en el lugar que con el tiempo había de tomar el nombre de la Virgen, Candelaria.

 A pesar de que tras la conquista, los sucesivos santuarios de la Virgen estuvieron siempre en Candelaria, el interés despertado por todo lo relacionado con ella, motivó que se erigieran sendos templos, en el lugar de su aparición, Chimisay, y donde por primera vez le dieron culto los guanches, Chinguaro. De esta forma, la nueva cultura sacralizaba un lugar significativo para la cultura aborigen, la cueva del Mencey, sirviendo la Virgen de Candelaria de nexo entre ambas culturas.

La Ermita de Chinguaro debió levantarse durante el siglo XVI. Durante cuatro siglos, el aspecto del lugar estuvo determinado por una simbiosis entre el hábitat prehispánico, la cueva y el edificio sagrado. Una rara armonía que se ha ido rompiendo desde las primeras décadas de nuestro siglo

KML Google Earth: Zona Arqueológica de Chinguaro.kmz


Ver mapa más grande,
Ver mapa más grande



Puntos de interés relacionados